Saltar al contenido

Síntomas de las raíces

Conoce las raices de las orquideas

La raíz es el punto más sensible de la orquídea. No toleran la humedad ni la sequía prolongada. Es mejor cultivar la orquídea en un frasco transparente para observar el estado de las raíces. Debemos aprender a interpretar los distintos síntomas, colores y textura de la planta.

Blanco y / o verde: Es posible verificar la salud de la orquídea phalaenopsis explorando las raíces. Si son firmes y carnosas, todo está bien. Por eso es necesario mantener el ritmo habitual de mantenimiento.

Grisáceo y sin brillo: Esta es la señal de que la planta carece de agua. Es necesario proceder al baño regando abundantemente la planta. Debe drenar bien la olla antes de volver a colocarla en la misma cuando esté seca.

Marrón y suave: No hay duda, las raíces están podridas. Recuerda cortarlos con un par de tijeras desinfectadas y dejar las partes que son amarillas. Es hora de cambiar el sustrato y seguir el procedimiento de encapsulamiento.

No te molestes en cambiar las macetas,  si la vieja todavía está en buenas condiciones  para contener la planta.

Hojas que mueren anormalmente: Las raíces proporcionan el agua y los minerales necesarios para la orquídea. Las hojas que se vuelven amarillas, se desvanecen y caen, incluso si aún son jóvenes, indican que la planta se está muriendo debido a las raíces podridas.

En este caso, es necesario replantar la planta con delicadeza y darle todas las  condiciones que sean vitales para ella.

Ya sabiendo identificar todos estos factores que muestran la salud de tu orquídea, manos a la obra. Cuídalas dándole todo tu amor y atención. Son seres vivos que también necesitan de afección.

También te puede interesar

Aprende jardinería desde cero
Aprende a diseñar jardines verticales