Saltar al contenido

Orquídeas Maxillaria

ORQUÍDEAS MAXILLARIA

Al género Maxillaria pertenecen unas 500 especies de orquídeas de tipo epifítico, que tienen raíces aéreas que crecen apoyadas en la corteza de otras plantas. Estas orquídeas son nativas de Centro y Sur América.

Los pseudobulbos son carnosos y tienen una o dos hojas de color verde brillante. Las flores se desarrollan en primavera y tienen pétalos de forma triangular, con varios colores y, a menudo, el labelo en tonos que contrastan con el color de los pétalos.

También te puede interesar

Aprende jardinería desde cero
Aprende a diseñar jardines verticales

Las orquídeas de este tipo son bastante delicadas y no toleran los cambios bruscos de temperatura o incluso el clima demasiado frío o las temperaturas demasiado altas en verano.

Exposición

La orquídea Maxillaria ama las posiciones muy luminosas, pero, especialmente en verano, es bueno mantenerla alejada de los rayos del sol ya que la luz solar directa puede fácilmente causar quemaduras en las hojas y arruinar irreparablemente la planta.

La Maxillaria también teme mucho al frío y la temperatura ideal de cultivo es de alrededor de 15-25 °, durante todo el año, por lo que es bueno para protegerla del frío en invierno y del calor en verano.

Durante los meses más fríos del año se puede mantener en interiores o en un invernadero templado, dejándolo en zonas muy luminosas pero no cerca de fuentes de calor.

Algunas especies de maxilares son nativas de las zonas montañosas y por lo tanto soportan temperaturas incluso por debajo de los 10° C. 

Riego

El riego de estas plantas debe ser abundante, pero sin dejar las raíces y la maceta demasiado tiempo en contacto con el agua; por lo tanto, es aconsejable colocarlas en un platillo lleno de cuencos, perlita o arcilla expandida, dejando siempre un poco de agua en el fondo, o, sumergir la maceta en agua, para permitir que el sustrato se moje y drene perfectamente el exceso de agua.

Para obtener una mejor floración, sugerimos reducir el riego desde el momento en que salen los cogollos, hasta que las flores se marchitan por completo.

A menudo se debe proporcionar un fertilizante especial para las orquídeas mezcladas con el agua del riego, evitando excederse con las dosis y recordando que es preferible proporcionar fertilizante varias veces en pequeñas cantidades en lugar de proporcionar cantidades abundantes de fertilizante esporádicamente.

Suelo

Estas orquídeas necesitan un compuesto ad hoc, compuesto de corteza, esfagno y otros materiales ligeros e incoherentes, que nos ayuden a simular las condiciones naturales de crecimiento de los maxilares, que se desarrollan apoyándose en el tronco de otras plantas.

Después de 2 o 3 años el sustrato debe ser reemplazado con material nuevo, para dar el soporte adecuado a las raíces, ya que el compuesto tiende a degradarse con el tiempo.

Multiplicación

La reproducción de estas orquídeas tiene lugar por división de las cabezas de los pseudobulbos, que en primavera pueden ser enterrados en contenedores individuales para obtener nuevas plantas.

Maxilaria: Parásitos y enfermedades

Estas orquídeas pueden ser atacadas por la cochinilla y los pulgones. Para quitar las cochinillas se puede utilizar un paño para pasar las hojas.

Para los pulgones hay productos específicos que deben usarse con precaución para evitar dañar las flores.

Las orquídeas a menudo también pueden tener pudrición de la raíz causada por un riego excesivo o por un sustrato que no drena lo suficiente.